miércoles, 21 de octubre de 2015

Contra la cultura del negocio - Mauro Ferreira


Agosto se presentó como un mes convulsionado en los ámbitos de disputa de poder, tanto a nivel nacional como departamental. Y es que trazando líneas, puntos de conexión entre la agenda política de ambos espacios, en el departamento, los temas educación y economía no pasaron sin relevancia. Y es que tras la decisión dada a conocer por parte misma del Intendente, en forma pública, de suspender la realización de la feria del libro, desde las redes sociales los ciudadanos manifestaron su disgusto.

Desde el Frente Amplio, nos sentimos tocados por la decisión y nos propusimos generar una arremetida contra la resolución. Es así que manifestamos desde las redes sociales, en la calle y en la Junta departamental nuestra posición en contra. Posición que no era nada más y nada menos que la expresión de la voluntad local. 

Tras la decisión dada a conocer, en el periódico Página Cero, salían las palabras del coordinador de la comisión de Educación y Cultura, ratificando inclusive los argumentos. Así mismo se presentaba el proyecto de unos supuestos "viernes culturales" como espacios de promoción del trabajo de personas locales. 

Con los compañeros ediles, nos presentamos el 14 de Agosto, aprovechando la fecha que recuerda a los mártires estudiantiles caídos en la lucha contra el régimen autoritario de Pacheco Areco y la posterior dictadura militar que tuvo lugar en el país; e hicimos uso de la palabra en la media hora previa a modo de: manifestar nuestra posición de rechazo a la resolución tomada por diferentes motivos que tocan desde el deber de la Intendencia como institución que dé posibilidades de goce y acceso a los derechos de los ciudadanos a medios culturales/educativos; el pésimo fundamento dado por el Intendente que llevaban a suspender la feria del libro, fundamento coherente con su posición ideológica y la del Partido Nacional, poniéndole precio a la cultura e invirtiendo en ella cuanto menos sea posible, partiendo siempre de la ecuación costo – beneficio. 

Dada la trágica y ya reiterada situación que se presentó en la ciudad debido a las inundaciones, entre la angustia compartida por todo el departamento, las movilizaciones de los vecinos para ayudar solidariamente a los afectados y el circo que Vidalín hace de todo lo que sucede; los medios de comunicación locales desviaron la atención de todo lo que se estaba desarrollando con respecto a la feria del libro y l a s posteriores reacciones. 

Fue así que todo pareció pasar sin pena ni gloria, hasta que finalizando el mes se conoce la nueva decisión del Intendente, que tiene lugar en El Acontecer, de rever la suspensión y argumentar que se realizará la actividad por reclamos de instituciones o personas relacionadas a la temática. Con modificaciones económicas en el gasto y una nueva reorientación de las actividades a realizarse, poniendo énfasis en la promoción de los artistas locales. 

Quizás parece un ida y vuelta del Intendente, una contradicción, pero por cómo se desarrolló el panorama con la primer resolución, el plan de una nueva actividad cultural y la segunda decisión, me animo a armar que le torcimos el brazo al Intendente y no fue por solo capricho nuestro y de nuestros compañeros, si no que nuestra posición era compartida por muchos ciudadanos. Debemos vigilar fielmente los rumbos que tome la actividad que tendrá lugar en octubre y su posible realización en los años siguientes partiendo de la base que es el Partido Nacional quién se encarga de la actividad y ya son conocidas los juegos deshonestos y los medios políticos que utilizan muchas veces para llevar adelante sus fines, considerando que pueda darse el panorama de tener un lugar a cambio de votos, mandados, etc etc. 

De todas formas, la feria tendrá lugar y debemos festejarla como nuestro triunfo, a medias, por las posibilidades de acción política que tenemos en el departamento en consecuencia de las estructuras que han desarrollado año tras año y les permite seguir manteniendo su hegemonía, pero bastante valioso.

Por: Mauro Ferreira

Extraído de Participando Durazno
Participando Durazno Digital