lunes, 19 de octubre de 2015

Wilson Barité: Inundaciones - Viejas Vecinas


Hola compañeros, quiero escribir algo referido a las crecientes. Me siento con derecho a escribir y contar algo referido a esto porque nací y me crié en este hermoso barrio que se inunda; contarles que en mi caso la creciente me sacó en el 2007-2011 y 2015 pero a los vecinos de mi barrio los sacó siempre, hemos convivido por la creciente. Para mí y para algunos no deja de ser una molestia pero lo tomamos como algo que nos toca vivir. 

Pero les quiero contar que cuando era chico había gente viviendo cerca de la cancha de Defensor, mucho mas abajo todavía, y cuando les tocaba salir salían solos, como todos; se acomodaban en casas de vecinos, en terrenos baldíos, también salían solos y continuaban sus vidas con total normalidad, ya cuando la creciente era más grande se acomodaban en los vagones del tren en la Estación Yí y en la Estación Durazno, también en los galpones de la Rural, cruzábamos el puente del tren para ir a visitarlos, era todo una aventura. 

Cuando eso sucedía no estaba instalado con tanta fuerza el asistencialismo y no había tanta miseria humana de parte de los políticos de turno que como hoy agarran la creciente para utilizarla políticamente. Pero florecía con mucha fuerza en todos nosotros la solidaridad, la ayuda mutua entre todos, todos ayudaban a trasladar las cosas a lo seco, los vecinos de más arriba deshabitaban una pieza y allí se acarreaban las cosas hasta que el río se calmara. Todo normal, sin autobombo de inundado. 

Pero ahora todo cambió, ésta gente que gobierna el departamento vio como hacerse cartel y propaganda con la desgracia de los demás y con ello acostumbra a gente de pocos valores a que el asistencialismo se instalara en sus casas; una cosa lleva a la otra, ellos a hacerse propaganda y cartel de solidarios y utilizar la prensa departamental y nacional para hacerse los lindos y los mas solidarios y la gente a recibir cosas de arriba que toda la gente de buen corazón dona y también la Intendencia después recibe el dinero de la inundación que le mandan de Montevideo. En definitiva no te dan nada de buen corazón, son solidarios con plata ajena, no nos comamos la pastilla, ellos son solidarios con plata ajena, no mueven nada de lo de ellos, utilizan la creciente para sacar réditos políticos nada más. Pero hablemos gente que pensamos diferente en nuestras conciencias y actuamos diferente, porque en parte estas crecientes nos enseñaron a ser solidarios y sacar todo lo bueno de nosotros para ayudar al que está más jodido. Nos forjamos, en ésta circunstancia somos diferentes, cuando nos unimos somos uno solo. 

Por eso quería contarles un poco de cómo se vive en mi barrio esto de la creciente y como lo han ido utilizando para beneficio político y cuando llegan las elecciones golpean la puerta y le refrescan la memoria y sin escrúpulos les piden el voto por todo lo que les dieron en la creciente, no tienen escrúpulos en utilizar la desgracia de los demás en provecho político. 

Pero no a todos les entran, quedamos algunos que pensamos y actuamos en ayuda al prójimo sin pedir nada a cambio, lo hacemos de corazón, con recursos propios, con todo lo que tenemos a mano y no nos da asco andar sacando gente dentro del agua contaminada por los pozos negros. 

La vida es así, nos hizo diferentes, agradezco a la vida por ponerme del otro lado de la gente inescrupulosa.


Por: Wilson Barité

Extraído de Participando Durazno
Participando Durazno Digital